El Ultimo Peregrino

El Ultimo Peregrino

sábado, 28 de enero de 2012

Camino Frances 2012. Sarria-Portomarin.


























Ya estamos aqui de nuevo, Maite esta casi recuperada de su tendinitis y dispuesta para otro Camino, intentaramos hacer desde Sarria hasta Finisterre si no pasa nada.

La etapa, aparentemente, no entraña dificultad alguna. Kilometraje asequible y paisajes reconfortantes. Sin embargo, unos primeros 13 kilómetros hasta Ferreiros donde abundan más los falsos llanos y las subidas que las bajadas, la imposibilidad de mantener un ritmo constante debido a la orografía ondulada y el cambio frecuente de piso convierten esta jornada en algo más que un mero paseo rural. En Mercado da Serra hay que prestar atención a la señalización. El Camino no continúa por la carretera donde se encuentra la taberna sino que sigue por un corredor arbolado que surge de frente en el cruce.

Los mojones de distancia preceden siempre al lugar, aldea, parroquia o concello que anuncian. La gran cantidad de lugares que hay en la etapa, algunos habitados por una sola persona, llevan a perder la ubicación exacta en más de un momento.

Desde Sarria a Santiago de Compostela hemos dividido el trayecto en 5 etapas aunque es posible acortarlo a 4, todas ellas con albergue al final de la jornada: Sarria - Gonzar (30,4 Km); Gonzar - Melide (31,8 Km); Melide - Pedrouzo (33,1 Km) y Pedrouzo - Santiago de Compostela (20 Km). No son etapas fáciles y las tres primeras es mejor tomárselas con calma, realizando al menos 20 kilómetros por la mañana.

A finales de 2009 ya animaban y solicitaban en la Oficina del Peregrino a sellar, al menos dos veces por día, en los últimos 100 kilómetros.

Me gustaria hacer una ruta un poco mas larga pero como ya he comentado tengo cosas pendientes en Arzua y de momento tengo que estar cerca por si tengo que regresar, ademas quiero que Maite conozca este tramo para que sepa las diferencias entre un Camino masificado y comercial con otros mas tranquilos en muchos aspectos, asi que salimos direccion a Sarria en bus pasando por Lugo y dormimos en el albergue de Sarria. Para mi no es el mejor Camino pero si que tiene mucho mas que los demas, aunque en invierno tambien se nota el cierre de bares y locales como en otros, si por mi fuera yo no lo haria, pero al ir con Maite pues como que casi me siento obligado para que lo conozca, de todos mis Caminos es el que menos veces he repetido.


Este Camino es diferente, de momento saldremos con las mochilas con todo lo necesario para el Camino, cuando llegemos ha Melide la cosa sera de otra manera, ya que al estar viviendo en Arzua lo mejor es ir a dormir a casa y al dia siguiente retomar el Camino en el punto del dia anterior, no es que me guste pero como dice Maite; al hotel 5***** on sea, en casa se esta mejor, no hay mucha gente pero de los pocos que hay en el albergue un par roncan, buufffff. El Camino esta bien, tenemos albergues intermedios para los que quieran salirse de la masificacion, pero tambien se llenan.
Pasamos por el km. 100 y la foto de rigor, sin problemas llegamos a Portomarin y me sorprende la vista del puente viejo del pueblo, el pantano esta tan bajo que se puede cruzar al otro lado por el lecho del embalse, es la segunda vez que lo veo . Maite de momento bien, no le duelen las piernas y las botas cada vez las tiene mejor adaptadas, visitamos la poblacion, la iglesia cerrada, como casi todas.

PORTOMARÍN Portomarín, capital del Concello del mismo nombre, se encuentra sobre la margen derecha del río Miño. Se accede a la población por la escalinata asentada sobre los arcos del viejo puente medieval, donde también se colocó la capilla de la Virgen de las Nieves. La ciudad antigua, formada por dos barrios, San Nicolás y San Pedro, está sumergida en el embalse de Belesar. El pueblo tuvo se reconstruyó de nuevo en 1960 en una ladera segura. Portomarín fue un importante lugar de paso en la Edad Media con un gran puente y con hospital; todo quedó bajo las aguas del Miño. La grandiosa iglesia-fortaleza de San Nicolás, erigida por los monjes-caballeros de la orden de San Juan de Jerusalén en el siglo XII, se desmontó piedra a piedra para ser reedificada en la plaza del nuevo asentamiento. Por su monumentalidad, riqueza de elementos y suntuosidad escultórica, constituye uno de los ejemplos más interesantes del románico lucense. La fachada románica de la iglesia de San Pedro, que también se trasladó a un extremo del pueblo (junto al Pazo de Berbetoros del XVII) es de bella factura. El pazo del Conde da Maza, del XVI y el pazo dos Pimentales también se subieron a la ubicación actual. Portomarín, además de bastantes albergues, ofrece todos los servicios. No hay que dejar el pueblo sin probar la tarta de almendras similar a la de Santiago.




Mañana Portomarin-Palas de Rei.

viernes, 27 de enero de 2012

Camino a Finisterre. Enero 2012. Corcubion-Finisterre.















Fisterra, la última porción conocida de tierra habitable durante siglos y siglos para muchos. Donde el sol sucumbía al ocaso y desaparecía tras las oscuras aguas del Atlántico, un tenebroso escenario pero a su vez apacible hogar para criaturas fantásticas y monstruos. Fue poblada por tribus celtas, como los nerios, que adoraban en sus altares al dios sol, y también por romanos. Hasta aquí llegó el general Décimo Junio Bruto y su ejército cuando conquistaron lo que sería su futura Gallaecia. En Duio, una de las parroquias del municipio, hay vestigios de la legendaria ciudad de Dugium, que al parecer fue sepultada bajo las aguas. Aparece citada en el libro III del Codex Calixtinus, que narra la traslación del cuerpo de Santiago, cuando los discípulos del Apóstol visitan al prefecto de Duio y éste ordena su arresto pero consiguen huir. Fisterra es, ahora más que nunca, y desde siempre, lugar de viaje y peregrinación. Ya en el siglo XII hay documentos que citan la llegada de peregrinos a este confín apartado y son varios los viajeros que en los siglos XIV, XV y XVI relatan sus experiencias personales hacia el Finis Terrae.
El actual municipio tiene 5.000 habitantes y está formado por el núcleo principal y las parroquias de San Vicenzo de Duio, San Martiño de Duio y San Xoán de Sardiñeiro. Fisterra es un claro exponente de villa marinera, con su puerto, sus embarcaciones de bajura, su lonja y un trazado urbano poblado de casas de piedra dispuestas en calles estrechas.

  • Capilla de Nuestra Señora del Buen Suceso: Iglesia barroca de 1743 situada en la plaza de Ara Solis. El crucero muestra a Cristo crucificado y a la Virgen del Socorro.
  • Castillo de San Carlos: Es de mediados del siglo XVIII y está situado sobre la céntrica playa de Ribeira. Su construcción fue parte de un plan defensivo de la ría junto a dos castillos de los municipios de Cee y Corcubión.
  • Iglesia de Santa María das Areas: Se encuentra junto a la carretera que sube al Faro. Su origen se remonta al siglo XII. Alberga la talla gótica del Cristo de Fisterra, una imagen envuelta en leyendas. Tiene Puerta Santa y un Santiago Peregrino del siglo XVII.


Como ya he comentado hoy no madrugamos nada, pero nada, nos dejan dormir un rato mas que por norma no se puede hacer ya que tienen que limpiar y dejar el albergue preparado para los proximos Peregrinos, pero esta es la ventaja de tener amigos aparte de darle una mano en la limpieza por parte de todos, la noche fue corta, jejejejeje.  Este ultimo tramo no tiene ningun secreto, pasearemos por la playa y podremos disfrutar del mar, en verano mas, Ahora pasearemos descalzos, no es el mejor tiempo pero los pies y la mente lo agradeceran y mucho. Es una buena terapia. Con el resto de los compañeros nos concentramos en esta playa para entrar todos juntos en Finisterre, un par de vinos en el Bar el Pirata con unos chipirones a la plancha recien pescados, os lo garantizo, mientras esperamos la apertura del albergue que habre a las 5 de la tarde ahora en invierno, en verano  tienen el horario normal.

La pareja de Españoles tienen que regresar ha Santiago y nos piden que al subir al Faro quememos una promesas que traian, ningun problema, lo unico que no veremos la puesta del sol, el cielo esta encapotado, eso no impide que hagamos una buena fogata dentro de los limites permitidos en el Faro, ir con cuidado y no quemar nada fuera del habitaculo preparado para estos menesteres. Ahora de regreso para una buena mariscada con un buen albariño o mas, despues unas copas y a descansar, mañana regreso ha Santiago para irme hasta Arzua donde me esta esperando Maite bastante recuperada de su tendinitis, asi que seguro que saldremos  ha otro Camino como estaba previsto.

Este año por problemas de tiempo y compromisos no puedo llegarme hasta Muxia como yo queria,
no pasa nada, en otra ocasion.
La etapa es larga pero puede dividirse en dos partes: hasta Camiños Chans o Cee, con varios albergues, o San Roque, y al día siguiente hasta Fisterra. Si lo hacemos así llegaremos a Fisterra al mediodía y podemos esperar al atardecer para subir al Faro con bocadillos y bebida para ver la puesta de sol.
Horarios para regresar de Fisterra a Santiago:
Monbus y su empresa asociada Castromil, S.A hace los trayectos en autobús entre Fisterra y Santiago. La ruta es Fisterra, Cee, Carnota, Muros y Santiago y dura aproximadamente 3 horas. Los horarios desde Fisterra son (el bus sale junto al albergue de la Xunta): 8:20 de lunes a viernes, 11:45 y 16:45 de lunes a domingo y a las 14:00 los sábados. Estos horarios cambian de junio hasta septiembre, así que hay confirmarlos en la web de Monbus o en el teléfono 902 29 29 00.

También se puede regresar con la empresa Vázquez, aunque hay que hacer trasbordo en Baio para ir a Santiago. Para informarse con exactitud sobre los horarios de cada día consultar en el albergue público o en los privados.


Preparando con Maite Camino Frances desde Sarria hasta Finisterre, ya llegara el momento de que haga algun Camino mas largo, de momento que haga este.


Un saludo ha todos, Joan.

    Camino a Finisterre. Enero 2012. Olveiroa.Corcubion.





















    Descenso desde el Cruceiro da Armada hasta Camiños Chans: Sobre todo para los ciclistas es un punto a tener en cuenta, el desnivel es importante y las numerosas piedras sueltas pueden provocar más de un accidente. Prestad atención a los cruces para acceder a Amarela, Sardiñeiro y la Cala del Talón.


    Sin madrugar mucho nos preparamos par la etapa de hoy, tomamos cafe en la entrada del pueblo con la pareja que durmio en el albergue y luego cada uno por su lado, quedamos ha tomar una cerbeza en la entrada de Cee y comeremos en la playa para no llegar demasiado pronto, el albergue queda en la salida de Corcubion mas o menos un km. San Roque es uno de los sitios mas especiales del Camino, es un albergue de donativo y te preparan la cena y el desayuno comunitario, lo llevan hospitaleros voluntarios. Desde la habitacion de arriba hay una cama lateral desde la cual por la noche se puede divisar el Faro de Finisterre llegando su luz hasta la cama, es una de las mejores vistas del Camino.


    Saliendo de Olveiroa nos encontramos con Hospital (bar) antes del desvio hacia Finisterre o Muxia, recomiendo no parar en ese bar de Hospital, chorizos y ladrones, sobre todo con los Peregrinos de fuera de España. Una vez le comente a la señora del bar de lo caro que era el bar y me comento que el Peregrino esta de paso y no repite, yo le comente que con esos precios normal que no repitan, me cobro menos por ser nacional, eso no es asi, el Peregrino no es tonto y si que repite Caminos, que me lo digan a mi, ademas de que nos pasamos informacion, por eseto hago el blog, informacion. Llegados al desvio tenemos dos opciones, Finisterre o Muxia, da igual, es lo mismo en km. pero no en vistas. Si es la primera vez que haceis este Camino yo recomiendo por Fisterra, hay mas playa, a mi personalmente me da lo mismo por un sitio que por otro, pero la vajada hasta Cee es de impresion, sobre todo para los ciclistas, con cuidado pero es para disfrutarla, las vistas desde el Cruceiro son impresionantes, desde ese punto ya se divisa toda la costa incluido el faro de Finisterre.
    Tambien comentar que es importante que desde Hospital hasta Cee no hay nada mas, es necesario ir con agua suficiente ya que hay zonas sin sombra y en verano sobre todo hace mucho calor.


    Al llegar al albergue de San Roque ya me esta esperando Edu, ya tenia yo ganas de verle y darle un abrazo. Por la noche cena comunitaria con todos los compañeros de viaje y un par de botellas de orujo para calentar los animos Peregrinos y contarnos batallitas de nuestros Caminos. El Americano tiene mañana vuelo de regreso pero despues de hablarle tanto de este albergue ha decidido hacer lo siguiente; ha llegado hasta Finisterre y ha sellado, ha pillado un taxi y ha regresado hasta el albergue para cenar y pasar la noche con nosotros, mañana en bus ha Santiago para su regreso, ha sido todo un detallo por su parte, no se arrepentira de lo hecho.


    En Cee Se puede visitar el Museo Fernando Blanco, en la plaza de la Constitución, que alberga desde instrumental científico y material didáctico hasta colecciones de animales, minerales y fósiles. También esconde muestras de arte, pintura y orfebrería religiosa. Además de la iglesia parroquial, merecen las modernistas Casa Mayán y Guillén; la casa rectoral y el noble pazo de Cotón, situado en la calle Magdalena, de principios del XVII y residencia de familias como los Carantoña. Un excelente lugar de descanso es la playa de la Concha y el conocido Relleno, el terreno ganado al océano a finales de los setenta. Cee es industria: la factoría Ferroatlántica -de ferroaleaciones-, que se pasa al tomar la bifurcación hacia Fisterra, da empleo a cientos de personas; es también agricultura: el sustento y forma de vida en muchas de sus aldeas; y es servicios: hasta tres albergues privados se abrieron entre 2010 y 2011 y cuenta con centros comerciales, tiendas, mercado dominical, bancos, farmacias y hospital.  Corcubión, vocablo formado por dos voces que puede traducirse como fondo de lago, es un municipio modesto pero entrañable - el de menor superficie de A Coruña - compuesto por dos parroquias: el propio San Marcos de Corcubión y San Pedro de Redonda, y habitado por unos 1.800 habitantes. Fue declarado Conjunto Histórico - Artístico en 1984. Este recodo del Atlántico fue habitado por celtas que dejaron sus huellas en el castro defensivo del monte Quenxe, un mirador privilegiado que controla toda la ría. A partir del siglo XIII los habitantes se fueron desplazando desde la ladera de la montaña - esta especie de península tiene un gran desnivel que el peregrino cata en la subida a la aldea de Vilar - hacia el mar. La parroquial de San Marcos, declarada Bien de Interés Cultural, se construye tras esa época y gran parte de su estilo puede considerarse gótico marinero, aunque la fachada es neogótica y alguna capilla barroca. Luciano Huidobro resalta la relación de Corcubión con Venecia: "caso curioso y digno de notarse, la advocación a San Marcos: La Señorísima Señoría de Venecia se halló durante la Edad Media íntimamente ligada por los vínculos de su activismo y astuto comercio con este puerto galaico. Aquí arribaban las naves venecianas en busca de metales y los ricos productos del país". En la calle Antonio Porrúa se puede ver la capilla del Pilar, de 1931 y ahora destinada a diversas actividades culturales. En la parroquia de Redonda, a desmano del caminante, se encuentra la iglesia románica de San Pedro, del siglo XIII con varias tallas de San Pedro, San Juan Bautista y las Vírgenes del Rosario y de las Mercedes. Una visita más detenida a la localidad permite descubrir los pazos de los Condes de Traba y el de Altamira y también edificios modernistas y burgueses como Casa Miñones. En punta Pión se alza el castillo del Cardenal que, junto al castillo del Príncipe de Cee, se construyeron en el siglo XVIII para sellar la ría de las posibles incursiones extranjeras defendiéndola de los ataques.



    Mañana con un poco de resaca llegaremos a Finisterre, tengo ganas de saludar a Bego, hospitalera del albergue.