domingo, 27 de septiembre de 2009

Me encontre con Carmen en Santiago.

Manolo, de Valencia. Cuatro Rosas, como cuatro Soles.




Marisa, haciendo de las suyas, muy buena.








Me gusta mucho esta foto.





Celebración con Cava Catalán.






Menuda mariscada.







El primer vinito en el Bar la Charra, para no perder las buenas costumbres.








Con Carmen y Marisa.



Fue una gran decisión cuando al final me decidí por viajar hasta Santiago para conocer a Carmen de Valencia y sus tres compañeras Chufis, también estaba Manolo, pero en un principio no hacían el camino junto a ellas.
No me encontraba nada bien, ni mental y mucho menos físicamente, todo lo ocurrido ultima mente me ha dejado bastante trastocado, pero en fin, no me arrepiento lo mas mínimo, aunque al final llegue destrozado, tanto por el viaje, como el cansancio acumulado de todo el día, pero era entonces o ha saber cuando.
Por mucho que os pudiera explicar, ni se acercaría lo mas mínimo a los hechos ocurridos con es@s peregrin@s, fue un día maravilloso, de esos de enmarcar, tanto por la compañía, como por el momento, conocer a Carmen ha sido todo un placer, una alegría y una gozada, no sera la ultima vez que nos encontremos, ya estamos preparando un encuentro de peregrinos en Valencia, a si de paso podre saludar de nuevo a Marisa, por cierto, me ha caído muy bien, espero estar en contacto con ella mas a menudo, espero que la timidez no la venza y podamos seguir con nuestra amistad.
Solo comentar que el abrazo de Carmen, es de los momentos mas deliciosos que recuerdo en mucho tiempo, sincero y agradable, de los de verdad, sin miramientos, pero con una dulzura estremadamente frágil, un encanto.
Gracias por tu amistad Carmen y hasta pronto, un abrazo, Joan.



Publicar un comentario

Roca del Corb i Sant Honorat.