martes, 24 de marzo de 2015

Seguridad y Robos en el Camino.

Escribo este post por que me parece interesante a tener en cuenta la seguridad del dinero y de nuestras pertenencias en el Camino.


También de nuestras pertenencias, tales como móviles, cámaras de fotos y en el caso de los Ciclistas sus Monturas, las Bicicletas. No será la primera ni la ultima bici que roban en el Camino, son menos robos que en la vida cotidiana, pero ocurren. Que nadie se lo tome a mal, pero el 90% de todos los robos en el Camino son por descuidos nuestros. Dicen que la confianza mato al gato. Nunca mejor dicho.
La única vez que me han robado tanto en el Camino como en mis viajes fue dentro de un albergue, además administrado por  una amiga, por su puesto que no fue culpa suya, deje la bicicleta atada pero no el petate que transportaba en el remolque. Me quitaron la tienda de campaña (buena, buena) el fogón y la esterilla de suelo. Fue un palo.
Muchas veces los ciclistas paramos a tomar algo, nada algo rápido, meo y salimos. Aunque sea solo un momento atarlas unas con otras, no  es mala cosa, todas no las pueden cargar.
En el albergue puede parecer que somos todos Peregrinos o Bicigrinos y estamos muy equivocados, camuflados con credencial siempre acecha el chorizo de turno, el listo que te embauca dándole la confianza suficiente para que te relajes y dejes las cosas mas a mano. Puede ser cuando estas en la ducha, durmiendo o simplemente cuando sales a cenar. Tenemos costumbre de poner los teléfonos a cargar y luego salir a tomar algo, error. Es fácil que a nuestro retorno ya no este el teléfono, si la persona que nos a sustraído nuestro preciado aparato, lo esconde y ya esta. Con el dinero pasa lo mismo, mas adelante explico como hacer con el dinero. Por norma no es muy difícil dar con el ladrón, siempre presentar denuncia para que aparezca como mínimo la guardia civil, redes sociales, no es la primera vez que se pilla a uno de estos gracias a la denuncia de algún hospitalero en las redes sociales, de esta forma ponemos en alerta al chorizo, parece que tendría que ser al revés, mejor no alentarlo? No. Estos individuos son transeúntes del Camino y una vez cometen el robo desaparecen de la zona, se trasladan unas etapas mas atrás o simplemente cambian de Camino. No  es una mala idea concertar un seguro de viaje, solo para esos días, suele costar muy poco. Para un mes aquí en España unos de 12 a 18 €, según compañía y cosas aseguradas. Cámaras de fotos, tarjetas de crédito, cancelación de billetes de avión, etc.
Es importante llevar dinero, pero billetes pequeños, que no vean cantidades ni billetes grandes. Yo utilizo casi siempre de 5 y 10 €. Si, hay gente que paga un menú con billete de 100 y 200 €. Otra cosa, la documentación. Yo en la cartera utilizo fotocopias, tanto de la tarjeta sanitaria, dni o en su caso Pasaporte. El original escondido dentro de la mochila, entre la ropa o utilizo una pequeña bolsa tipo riñonera pegada al cuerpo.
Hay que estar al loro, ok??
Saludos y Buen Camino.

 
 
 
 
 
¿Dónde guardas el dinero cuando viajas? Hay quienes prefieren viajar con efectivo y no utilizar tarjetas. También están los que no se atreven a viajar sin unos cuantos billetes en los bolsillos… Lo cierto es que al menos una vez en la vida todos intentamos encontrar la mejor forma de llevar dinero en un viaje y evitar hurtos.

¿Dónde guardar el dinero?
 
 
 
Aunque lo más recomendable a la hora de un viaje sea manejarse con tarjetas o cheques de viajeros, la realidad es que aún muchísimas personas siguen eligiendo el efectivo como medio de pago. Pero cargar con billetes puede traernos un gran problema: el robo y el extravío. Son dos situaciones por las que ningún viajero quiere pasar. Aún así, si viajas con dinero no estás exento a un viaje frustrado… a menos que hagas uso de los infalibles tips para llevar tu dinero a salvo:
 
La regla de oro a la hora de viajar es llevar el dinero contigo en todo momento. Los aeropuertos, terminales y puertos no son zonas muy seguras. Siempre está la posibilidad de que alguien con malas intensiones tome tu equipaje o tu abrigo. A su vez no es poco habitual que se extravíe una maleta, perdiéndose todo el contenido… Si prefieres no exponerte a una situación de este tipo no te separes nunca de los billetes. Guárdalos en la ropa que llevas o –aunque menos recomendable– en un bolso de manos.
 
Escoge un escondite donde el dinero esté seguro sin tener que estar atento las 24 horas del día, aferrándote a una prenda o una pequeña mochila. Por eso, en vez de utilizar un bolso o un abrigo como caja fuerte temporal, puedes probar con pequeños sobres de tela atados a tu cintura, siempre debajo de tu pantalón. Así siempre tendrás la certeza de que tienes los valores contigo. Si es verano y viajas con ropa liviana no querrás un sobre de tela bajo tus pantalones. Es ese caso puedes optar por esconder los billetes en bolsas de nylon e introducirlas en tu calzado, siempre debajo de la plantilla. Ni tú notarás que viajas con dinero encima.

Hay destinos más inseguros que otros. Si estás en una zona donde los robos a los viajeros son frecuentes, debes extremar los recaudos. No guardes todo el dinero en una misma prenda. Escoge dos o más escondites y reparte los valores entre ellos. Así lograrás que ningún bulto llame la atención.
Si viajas con más de una persona divide el dinero. No permitas que sea uno solo el que cargue con los valores. Es importante que cada uno lleve una parte. Esto hace que si uno de tus compañeros es hurtado, aún cuentan con el dinero que llevan los otros. De otra manera, cargar con todo es una posición estresante para la persona responsable
 
A la hora de viajar, nunca dejes todos los billetes en un mismo escondite. Piensa en una posible situación en la que tengas que pagar un taxi, un café, una revista para llevar en el avión… No sería nada bueno empezar a hurgar entre los bolsillos internos de tu chaleco, sacando fajos de dinero. Lo mejor es llevar siempre algo de efectivo a mano para poder afrontar algunos gastos de último momento sin hacer notar que llevas más dinero contigo.

Cuando llegas a destino el problema de guardar el dinero sigue vigente. Y todo se pondrá peor si el alojamiento en el que te hospedas no parece ser un sitio de confianza. En ese caso, si temes dejar los valores en tu habitación de hotel por temor a robos tienes dos caminos. El primero es optar por llevar los valores contigo. El segundo es esconder el dinero entre tus efectos personales. Un buen escondite sería dentro de algún frasco vacío, como puede ser un embases de shampoo o cremas. Si el recipiente es traslúcido, coloca el dinero y rodéalo con algodón; así no se verán los billetes desde afuera.
 
Si en cambio te hospedas en un hotel de confianza, puedes optar por guardar los valores en la caja fuerte. En caso de que el alojamiento cuente con este servicio, verás que es un lugar muy seguro y perfecto para dejar tu dinero allí, con la tranquilidad de que nada malo puede pasar. Las cajas fuertes suelen encontrarse en la recepción del hotel o en el interior de las habitaciones.

Te habrás dado cuenta que en muchas situaciones sólo tendrás que hacer uso del sentido común. Evitar hurtos en un viaje es parte de la actitud con la que te muestras, sobre todo en destinos donde la inseguridad está a la orden del día. Si eres el típico turista, con la cámara de fotos colgada al cuello, una gran mochila sobre tus hombros y el infaltable gorro para el sol, serás una presa muy fácil. Intenta no llamar la atención, comportarte como lo harías en tu ciudad, ser amable con los locales y no mostrar tu monedero en publico.
 



Publicar un comentario