domingo, 18 de octubre de 2015

Camino del Salvador-Pola de Lena/Oviedo.



Ha sido una buena noche, e descansado bien y los compañeros se han comportado, me refiero que no han roncado ni se han levantado a las tantas para salir a pedalear. Al contrario, nosotros somos los que hemos madrugado mas.
La etapa es un poco larga, pero después de estos días atrás no nos vendrá de nuevo encontrarnos con las montañas, subidas y bajadas algunas veces importantes que notaran mas nuestras piernas ya machacadas de etapas anteriores.


















Llegados al alto del Padrun el asturiano se adelanta para visitar a la familia que se encuentra en Casares, pueblo que se encuentra ya en el valle minero y que pasaremos nosotros dentro de unos momentos.









Lo que tenia que ser una etapa placida se convierte al final en una agotadora maratón gastronómica, no es que me queje, al contrario que me encanta pero con etapas así no se puede ir después cargado tanto de comida como de bebida. Las subidas se convierten en retos interminables, las bajadas son seres torture antes, en fin, que menos mal de que se encuentran algunos bares para poder repostar y aligerar con un poco de bebida  la presión de la fabada. Os aseguro que a mi me encanta comer y bien, pero esto, aqui y estos momentos es un placer sin recompensa, me refiero, pagar estos precios por estas cantidades de comida y ademas buenas, no tiene precio. Hay que disfrutar del Camino y con todas sus consecuencias y estas son unas de ellas.






























Ya no recuerdo cuantas veces e parado en Oviedo, ya sea de ida o de vuelta y esta es la primera vez que siento una estraña sensación, llegar hasta este final de Camino y no continuar no es normal, siento como si abandonara el Camino. Este es el final de este y ya sabia que no continuaría por el Primitivo.










Por norma no suelo hacer promesas, pero en este caso si puedo asegurar que si no pasa nada que me lo pueda impedir, este camino lo repetiré. Le tenia muchas ganas y las expectativas han sido las esperadas. Agradecer de todo corazón el excelente y maravilloso trabajo por parte de nuestro amigo Jose Cuñarro, sin su dedicación y amor por el Camino este trabajo no seria lo mismo.

Bien, ahora creo que descansare unos días y ya preparare el próximo proyecto que si no pasa nada raro lo realizare en primavera. Hasta entonces, un fuerte abrazo.














Publicar un comentario

Roca del Corb i Sant Honorat.