jueves, 26 de enero de 2012

El Camino de Maite. Redondela-Pontevedra.

















Como dato de informacion deciros que este Camino discurre en casi su totalidad por una antigua Via Romana, aunque no queda mucho de ella. Hoy Redondela-Pontevedra 18.8 km.

Esta es una de las etapas bonitas de este Camino, tenemos unas buenas vistas sobre la Ria de Vigo, pasamos por poblaciones emblematicas aunque al final de etapa es de asfalto, por todo lo demas bien.

Salimos con la intencion de olvidar lo pasado estos dos dias anteriores con los albergues, o mejor dicho con los hospitaleros de los albergues, antes de salir me llama un amigo y me informa que el albergue de Pontevedra esta cerrado por reformas, tendremos que buscar una pension para pasar la noche, lo malo es ayer compre comida para cocinar ya que hoy dia de Reyes esta todo cerrado, tendremos que comer y cenar de menu o bocadillo, un gasto extra que no tenia pensado hacer, bueno de momento no pasa nada. Es el tercer dia de Maite en el Camino y de momento esta andando muy bien, le duelen un poco los pies, normal, no tiene adaptadas las botas a sus pies, pero se los cuida mucho y reposa mas que de lo normal, hoy los pondra en una bañera ya que en una pension nos pedias 35 € con los baños en el pasillo y en un hotel he pagado 40 € (por ser peregrino) y tenemos una buena habitacion y con bañera, de lujo.

Como ya he comentado es dificil encontrar bares abiertos en el Camino, en esta etapa encontramos un par en Pontesampaio, mas o menos media etapa, ya digo que en verano eso no pasa, es el precio de hacerlo en invierno, pero la tranquilidad de andar solos no tiene precio. Salimos de Redondela y pasamos por Arcade, Pontesampaio, Boullosa, Alcouce, Santa Marta y Pontevedra, total 18.2 km.
Es una etapa facil, solo despues de Pontesampaio hay una subida un poco larga pero no muy  dura, se hace bien, tenemos unos cuantos cruces que hay que prestar atencion y llegando ha Pontevedra hay un poco de carretera, nada mas.

El puente sobre el río Verdugo divide los Concellos de Soutomaior y el de Pontevedra, al que ya pertenece la parroquia de Santa María de Ponte Sampaio. El puente de diez arcos semicirculares y tajamares afilados fue testigo en junio de 1809 del enfrentamiento entre el ejército español y el francés. El Coronel Pablo Morillo ordenó destruir varios arcos del puente y plantó cara al Mariscal Ney en la ribera sur del río Verdugo, que no pudo hacer frente durante dos días a todo un ejército de voluntarios labriegos y tuvo que retirarse finalmente con numerosas bajas. La ubicación del albergue de peregrinos, junto a la estación de tren, exige caminar un buen trecho para visitar los lugares más destacados de la ciudad. De camino y a la entrada del centro histórico se encuentra el Santuario de la Virgen Peregrina, construido en 1778 para albergar a la patrona de la ciudad y con planta en forma de vieira. En el interior están las tallas de Santiago, San Roque y la Virgen con atuendos peregrinos. También se puede sellar la credencial. Desde finales de 2011 es Bien de Interés Cultural. Tras la porta do Camiño se accede a la plaza de la Ferrería, plagada de terrazas, lugar de encuentro y donde se ubica el convento de San Francisco. Junto a éste la plaza de la Estrella, con su casa de las Caras y los jardines de Casto Sampedro. De frente se llega hasta la plaza de la Leña, que recibe este nombre porque en ella se vendía la leña para cocinar. Alberga un crucero en el centro y está rodeada por los pazos del Museo Provincial, uno de los más importantes de España. Los fondos se albergan en varios edificios, tanto aquí como en los aledaños, y comprenden piezas de arte, arqueología, orfebrería, reproducciones de la cocina tradicional gallega, etc. En el edificio García Flórez hay iconografía de Santiago y de Compostela. Para cenar abundan las tabernas donde tapear comida tradicional gallega: empanada, lacón, pimientos del padrón, pulpo, mejillones, raxo... etc.

Mañana Pontevedra-Caldas de Reis 23 km. 








 
Publicar un comentario

Roca del Corb i Sant Honorat.