viernes, 12 de junio de 2009

Camino Frances Boente-Santiago.




































Señores, esto es la jungla, por suerte o desgracia, mi experiencia me manda tener mas paciencia de lo normal, pero llega un momento el cual decides que esta guerra también es tuya, los que me conocen saben que no me entrometo en nada, dejo que las cosas se calmen por si solas, pero tal como estaba la situación decidí entrar en combate y fui a por todas, ya sin miramientos, si con educción pero con pocas palabras, simplemente reclamando lo que yo tenia por derecho y el resto de peregrinos que estábamos sufriendo en la misma situación, descansar.
Por la tarde hable con mi 'amiga y compañera Olga' ya le esplique que esa noche las cosas no irían bien, no por disposicion mía, pero cuando ves ocho personas que a las 9 de la noche llevan consumidas DIEZ botellas de orujo, si que me invitaron a un chupito y no lo desprecie, pero me salí del ruedo lo mas pronto posible, sobre todo cuando llegado un momento las cosas ya estaban mas desmadradas de lo esperado por un grupo, que en principio eran personas, pero que me supongo que por la ingestión del liquido marabilloso, pasaron a ser insurrectos desagradables y su comportamiento ya molestaba en demasía al resto de peregrinos enfrascados en intentar descansar todo lo posible.
Sobre las doce de la noche y ya todos en las camas correspondientes, los susodichos integrantes del grupo siguieron su particular fiesta, hasta que unos peregrinos les llamo la atención y se les solicito el respeto por el descanso mas que necesario ganado a pulso, por todos, pero no fue tan fácil convencerles de ello, de aquí se paso a una serie de pequeños insultos que por suerte no pasaron mas de aquí, sobre todo por la buena educción demostrada por parte nuestra, pero si la noche fue mala, no seria mejor la madrugada.
No contentos con la noche, que a las cuatro y media de la mañana empezaron de nuevo con su particular fiesta, poniendo a todo el albergue de pie, pero eso no fue lo peor, ya todos de pie, me doy cuenta que ellos siguen en la cama, que cara mas dura no? Aquí ya fue cuando intervine yo, solo, por mi cuenta y riesgo, esperando que tal vez me pudieran partir la cara, pero lo siento, hay cosas las cuales no puedo callarme, por suerte encontré aliados y pusimos un poco las cosas en su sitio, eso no impidió que al final abandona ramos todos el recinto antes de la hora deseada por algunos.
Salí de noche, las cinco y media, con la linterna en la cabeza y con dolores en mi pierna, ya que gracias a los indicados no pude descansar las horas necesarias, pero ya no tenia solución, paso por San Paio, Labacolla, Monte de Gozo y llego a Santiago antes de las once, con tiempo para ir a misa del Peregrino y poder dar un abrazo a Santi ( para los amigos) después me dirijo al hotel, como y descanso unas horas, después salgo para hacer las compras y encontrar a el resto de peregrinos que esos días coincidimos en el camino, mañana saldré para casa, se acabo el camino (este) pero ya tengo en mente el próximo, aunque ahora me toca recuperarme de la pierna, no ha sido duro, pero si para mi pierna y mas en estas condiciones.
Un saludo, Joan.








Publicar un comentario

Roca del Corb i Sant Honorat.