jueves, 25 de junio de 2009

Miño-Bruma.

MESIA.



LAS SOMBRAS DEL CAMINO.




PRESCEDO.





UN REFRESCO EN BETANZOS.






BETANZOS.







NO TODO ES ANDAR.








LAS PASARELAS.









UN NUEVO DÍA.










ATARDECER EN MIÑO.




Nos lebantamos pronto para salir hacia Prescedo, donde tenemos pabellón para dormir, en teoría 23 km. pero las cosas no saldrán del todo bien o mejor dicho, las informaciones no son correctas, por lo tanto nos tendremos que llegar a dormir a Bruma, total 38 km de plano, en la realidad mas de 40 km.

Horst, sale conmigo y no tarda mucho en montarla, los sudafricanos, se quedan y quieren hacer hasta Betanzos, pero al final hacen trampas y hacen auto estop hasta Mesia, menudo día me espera, al salir, el alemán ya se encara con unos perros haciéndoles enrabiar mas de la cuenta, al final pongo un poco de paz con mi bastón del camino, le comento que este tranquilo y que si los perros no le hacen nada que pase de ellos, dice que le molesta que le ladren, joder con el alemán, son cabezotas ya que pasados un par de km. se encara de nuevo, pero esta vez a un pastor alemán, yo me quedo un poco a distancia y cuando el perro esta tranquilo paso yo.

Llegamos a Betanzos, paramos un rato y tomamos un refresco, después de sellar en la iglesia salimos hacia Presedo, largo y mucho calor, demasiado para mi, pero eso no seria lo peor, llegamos a Presedo y sorpresa, nada de nada, si queremos dormir tenemos que llamar al alcalde y la pregunta es, donde esta el alcalde?

Bueno, llamamos en una casa y nos dan un numero de teléfono, llamamos y nos dan otro numero, le digo al alemán que esta enfrascado en quedarse a dormir aquí, bien y comer?

Desde Betanzos, con una coca-cola en el estomago y sin bares ni tiendas me planteo seguir hasta Bruma, aunque son 15 km. mas y no se si la pierna me aguantara , pero como no tenemos alternativa que la de que darse o continuar, opto por la segunda, Horst, al final, esta de acuerdo y me acompaña, la verdad es que me da lo mismo si se biene o no, yo miro por mi, por mi pierna y por mi reposo.
Llegamos a Mesia, muertos, acalorados y con tres galletas en el estomago, que por suerte tenia guardadas en la mochila, el agua la pude recoger de una acequia de riego, supuse de que estaría buena, si no, al día siguiente lo notaría en mi estomago, que tal como estaba en esos momentos yo creo que no le haría daño ni unas raíces o un bocata de mortadela de tres días antes
y expuesto al sol, en fin, en Mesia, encontramos a mas gente, habían hecho las etapas de diferente manera, algunos habían dormido en Betanzos, por lo tanto después de la gran caminata, les habíamos alcanzado y otros las tenían partidas, lo normal son 5 etapas, ellos en seis a si que también les alcanzamos, en el albergue y después de una reconfortante ducha, de lavar la ropa y de intentar recuperar mi pierna a base de masajes y de la crema para el dolor, me informan de que traen la cena por encargo o tenemos tiendas y restaurantes a dos km. del albergue, hoy es domingo por lo tanto lo de las tiendas descartado, pero lo de llegarme a un restaurante para poder comer algo, no me parece una mala idea, Horst como siempre, en contra y se pone a dormir sin comer nada, yo subo al pueblo, me conecto un rato en Internet y ceno un bocadillo, como tengo tanto hambre decido comerme la mitad y guardarme la otra parte para el albergue a si el estomago se repone un poco del día y no lo sobrecargo de golpe.
Ya en el albergue y con el estomago mas tranquilo y con mis piernas muy cargadas, entablo charla con unos cuantos peregrinos, tres de Tenerife y dos de Albazete, estos últimos con muchos km. recorridos en el camino, es buena charla, pero decido ir a descansar antes de las diez, ya que mañana tengo 27km. por delante, ellos se plantean por falta de tiempo continuar hasta Santiago, yo no, de ninguna manera, me niego a que mis piernas sufran mas de lo necesario, por lo tanto, masaje y a dormir, mañana Bruma-Sigueiro, un saludo, Joan.




Publicar un comentario

Roca del Corb i Sant Honorat.