El Ultimo Peregrino

El Ultimo Peregrino

miércoles, 25 de enero de 2012

El Camino de Maite. Valença do Minho-Porriño.














Ya despiertos, nos preparamos para la etapa de hoy, no es larga, pero si pesada e incomoda, sobre todo por la entrada a Porriño, un largo y pesado poligono industrial nos dara la entrada ha esa poblacion, tambien esta la lluvia, pesada desde primera hora del dia, ha llovido toda la noche y encontramos algo de barro.

Recordaros que en Portugal es una hora menos que en España, hay que madrugar un poco mas ya que si no al llegar a Tuy (1'5km) habremos perdido una hora de tiempo en el Camino, nosotros no tenemos prisa, quiero que Maite disfrute y no se canse demasiado.

El unico problema de andar en invierno es que casi todo esta cerrado, no hay bares para poder tomar cafe o bocadillos, como ya se de que va el tema preparo unos bocatas para recuperar fuerzas a medio Camino. Pasamos por Tuy, San Bartolome de Rebordans, Virge do Camiño, A Madalena, Orbenlle, Atois, donde si hay un bar abierto y Porriño, aqui de todo, sin problemas, bueno casi sin problemas, no todo sale como uno quiere y mas cuando se depende de terceras personas.   Lo bueno de andar en estas fechas, empezamos el 4/1/2012, es que estamos solos, encontramos algun Peregrino que esta de vuelta desde Santiago pero sin agobios en los albergues y demas.

Visitamos la Catedral de Tuy, siempre me ha impresionado un gran retablo donde hay una de las pocas Virgenes embarazadas que encontraremos por las Iglesias de España, en el porticon de entrada tanbien encontramos otra en piedra, es curioso pero casi nadie conoce estas figuras aparte de no fijarse en ellas, pues son grandes y estan a la vista del publico. Se puede visitar el claustro interior a un precio modico y subir hasta la cubierta superior de esta Catedral, las vistas sobre el Rio Miño son espectaculares, tambien divisamos la Fortaleza de Valença do Miño y todo el Puente Internacional entre Espeña y Portugal.

Maite a su ritmo, decidida y sin muchas prisas, ha mi me cuesta adaptarme, me tengo que parar para esperarla y eso machaca mis piernas, bueno, es lo que pasa cuando Caminas acompañado, no me quejo. Pasamos por San Telmo y paramos un rato junto al rio y ya de tiron hasta entrar en el poligono, largo y feo, es un precio a pagar por estar en los tiempos que estamos. Los recortes economicos llegan a todo y a todos. Ya en Porriño llegamos al albergue y lo encontramos cerrado, no hay hospitalero, hay que llamar a la Policia Local para que habran ellos, estamos en visperas de Reyes y nos dicen que si '' abriran cuando puedan'' que tienen mucho trabajo y una vez estemos dentro ya no se puede salir, si se cierra la puerta  ya sera problema nuestro, increible pero cierto, el mosqueo es monumental pero no podemos hacer nada, segun ellos es la ley, jodete. Compramos alguna cosa para cenar y nos encerramos en el albergue, no pasa nada, mañana sera un dia mejor, o no.

El trazado jacobeo pasa junto a todos los monumentos destacados de Tui: la catedral de Santa María, mezcla de románico y gótico, consagrada en 1225 por el obispo Esteban Egea y en la que destacan el coro, el retablo de la Expectación, el museo y el claustro, el único que se conserva fiel al original de todas las catedrales gallegas. Junto a la catedral se encuentra el Museo Diocesano, que ocupa el antiguo hospital de pobres y peregrinos del año 1756, y bajo el albergue público no hay que perderse la singular capilla de San Telmo, barroca, de planta circular e ideada por Fray Mateo de Mosteiro. Se edificó sobre la casa de San Telmo, patrón de Tui fallecido en el siglo XIII. El Camino pasa por el lateral del Convento de las Clarisas, también conocido por el de las Encerradas, del siglo XVII y construido sobre la vieja iglesia románica de Santa María da Oliveira, ya desaparecida. A las afueras de Tui, llegando ya a la parroquia de Rebordans, se encuentra la iglesia gótica de Santo Domingo, panteón habitual de la nobleza de Tui.


Si algo caracteriza al Concello de Porriño son sus canteras de granito rosa, se cuentan por decenas y el material se exporta a diversos países europeos, Estados Unidos e incluso Japón. El arquitecto porriñés Antonio Palacios (1874-1945), cuya estatua homenaje podemos ver junto al Ayuntamiento, utilizó el granito para varias de sus construcciones. En O Porriño destacan el vanidoso edificio del Ayuntamiento; la Botica Nova, terminada en 1912 y proyectada como farmacia y vivienda de su hermano José; la fuente del Cristo, de 1904; y el Templete de San Luis, un pabellón de acceso al metro madrileño que estuvo situado en la Gran Vía y que fue trasladado a O Porriño en 1971.

El albergue esta pasadas las vias del tren, fuera del Camino, por la mañana hay que regresar al centro hasta girar a la izquierda para salir del pueblo, esta bien señalizado.


Mañana Porrino-Redondela, poco mas de 15 km.
Publicar un comentario